Alli se quitó la camisa, se sentó

Alli se quitó la camisa, se sentó en el borde del catre, y a las tres y cuarto de la tarde se disparó un tiro de pistola en el círculo de yodo que su médico personal le había pintado en el pecho. A esa hora, en Macondo, Úrsula, destapo la olla de leche en el fogón, extrañada de que se demorara tanto en hervir, y la encontró llena de gusanos.
-¡Han matado a Aureliano! -exclamó.


No rating yet
García, G. (1967), Cien años de soledad, p. 288, Madrid: Cátedra, ISBN: 84-376-0494-X

Deja un comentario

  Campo Obligatorio
Puedes utilizar estas etiquetas HTML en el comentario
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>