El señor Barón no fue realmente, en

El señor Barón no fue realmente, en los últimos meses de su vida, más que una sombra de lo que era, como suele decirse, y ante esa sombra, que cada vez cobraba más rasgos espectrales, todos se apartaban cada vez más. Y yo mismo, como es natural, no tenía ya con la sombra de Paul la misma relación que con el Paul de antes.


Valoración media 1 / 5 (1 votes casts)
El señor Barón no fue realmente, en valorado 1 sobre 5 basado en  1 valoraciones de usuario
Bernhard, T. (1982), El sobrino de Wittgenstein, p. 44, Barcelona: Anagrama, ISBN: 84-339-3123-7, Depósito Legal: B. 4.534-1988

Deja un comentario

  Campo Obligatorio
Puedes utilizar estas etiquetas HTML en el comentario
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>