Lo más extraño de todo era que

Lo más extraño de todo era que estaba atado a mí mismo, y por mí mismo. No podía desprenderme de mí, pero tampoco podía estar en mí. Si la espuela me azuzaba, el freno me retenía (…) Y en esa inmovilidad hiriente de movimientos y retrocesos, yo era la cuerda y la roca, el látigo y la rienda.


Valoración media 5 / 5 (1 votes casts)
Lo más extraño de todo era que valorado 5 sobre 5 basado en  1 valoraciones de usuario
Paz, O. (1960), Un aprendizaje difícil, "Libertad bajo palabra", p. 222, Madrid: El Pais, S.L., ISBN: 84-89669-76-7

Deja un comentario

  Campo Obligatorio
Puedes utilizar estas etiquetas HTML en el comentario
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>