¿Quién querría vivir, hijo mío -le constesté-,

¿Quién querría vivir, hijo mío -le constesté-, si conociera lo que está por venir? Si una sola desgracia prevista nos causa tantas inquietudes vanas, la vista de una cierta emponzoñaría todos los días que la precediesen. No conviene profundizar demasiado en lo que nos rodea; y aun por eso el Cielo que nos da la reflexión para preveer nuestras necesidades, nos ha dado las mismas necesidades para que pongamos coto a nuestra reflexión


Valoración media 3.8 / 5 (9 votes casts)
¿Quién querría vivir, hijo mío -le constesté-, valorado 3.8 sobre 5 basado en  9 valoraciones de usuario
Bernadín de Saint-Pierre, J.H., (1787) Pablo y Virgína, p. 167, Madrid: Pantaleon Aznar (1798: Traducción)

Deja un comentario

  Campo Obligatorio
Puedes utilizar estas etiquetas HTML en el comentario
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>