Se cree en las doctrinas sólo hasta

Se cree en las doctrinas sólo hasta el punto en que son afines a la manera habitual de actuar. Las doctrinas sirven para hacer callar a los adversarios y se entiende que han de defenderse en tanto que verdadero motor de cualquier conducta loable. No obstante, cualquiera que les recuerde (a los que creen) que esas máximas requieren una lista infinita de cosas que ellos nunca toman en consideración, será clasificado entre los del grupo impopular de aquellos que se creen mejores que el resto.


No rating yet
Mill, J. S. (1859), II. Sobre la libertad de pensamiento y de discusión, "Sobre la Libertad", p, 79, Girona: Edicions de la ela geminada, S.L., ISBN: 978-84-938587-7-3

Deja un comentario

  Campo Obligatorio
Puedes utilizar estas etiquetas HTML en el comentario
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>