Tanto el que convierte como el que

Tanto el que convierte como el que es convertido necesitan la ferviente convicciónde que la fe que imponen o se ven obligados a adoptar es la única verdadera.
Sin esta convicción, el terrorista que hace proselitismo, siempre que no sea un depravado desde el principio, se sentirá un criminal y el converso coaccionado se verá a sí mismo como un cobarde que prostituye su alma para vivir.
De esta forma, la propaganda sirve más para justificarnos que para convencer a otros; y cuanta más razón tenemos para sentirnos culpables, más ferviente es nuestra propaganda.


Valoración media 5 / 5 (1 votes casts)
Tanto el que convierte como el que valorado 5 sobre 5 basado en  1 valoraciones de usuario
Hoffer, E. (1951). El verdadero creyente: sobre el fanatismo y los movimientos sociales. Madrid: Tecnos. ISBN 9788430948703

Deja un comentario

  Campo Obligatorio
Puedes utilizar estas etiquetas HTML en el comentario
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>