Una vez aprendemos a hacer sentir de

Una vez aprendemos a hacer sentir de manera diferente a nuestros interlocutores, en vez de hacerles entrar en razón, seremos mejores comunicadores. Además, hacer sentir requiere menos palabras, esto es, menos esfuerzo por nuestra parte y por parte del oyente para recordar nuestro mensaje.


No rating yet
Rowshan, A. (2013), El hombre que cabalgó el tigre de la felicidad, p. 211, Barcelona: Zenith / Planeta, ISBN: 978-84-08-03559-6

Deja un comentario

  Campo Obligatorio
Puedes utilizar estas etiquetas HTML en el comentario
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>