Y es que, en efecto, la vida

Y es que, en efecto, la vida «pesa» siempre, porque consiste en un llevarse y soportarse y conducirse a sí misma. Sólo que nada embota como el hábito y de ordinario nos olvidamos de ese peso constanemente que arrastramos y somos; pero cuando una ocasión menos sólita se presenta, volvemos a sentir el gravamen.


No rating yet
Ortega y Gasset, J. (1932-1933), Lección II, Unas lecciones de metafísica, p. 41, Madrid: Alianza Editorial, ISBN: 84-206-4114-6

Deja un comentario

  Campo Obligatorio
Puedes utilizar estas etiquetas HTML en el comentario
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>