La razón humana tiene un destino singular,

La razón humana tiene un destino singular, en uno de sus campos de conocimiento, de hallarse acosada por las cuestiones que no puede rechazar por ser planteadas por la misma naturaleza de la razón pero a las que tampoco puede responder por sobrepasar todas sus facultades.

[Total:3    Promedio:2.3/5]
Kant, I. (1781), Prólogo a la 1ª edición, Crítica de la razón pura, p. 6, Editorial Taurus, ISBN: 84-306-0594-0

Deja un comentario

  Campo Obligatorio
Puedes utilizar estas etiquetas HTML en el comentario
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>