Un misterio que se resuelve con una

Un misterio que se resuelve con una explicación nunca lo ha sido. Todo misterio auténtico se resiste a la «explicación»; y no porque rehúya el examen con algunas dobles verdades, sino porque su esencia misma no permite resolverlo de un modo racional.

[Total:2    Promedio:2.5/5]
Kerényi, K. (1950), En el Laberinto, p. 51, Madrid: Siruela, ISBN:978-84-7844-973-6

Deja un comentario

  Campo Obligatorio
Puedes utilizar estas etiquetas HTML en el comentario
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>